sábado, 22 de junio de 2013

¨HELP YOURSELF¨ y la difícil decisión (Menorca)

Son las 5:37 de la mañana, faltan 37 minutos aproximadamente para que salga el Sol, el mar esta en calma total y el viento sopla a velocidad constante de 3 escasos nudos; por mi mente solo pasa una idea, hoy vamos a dar de comer a las pardelas. Nos dirigimos a la zona de pesca prevista para hoy, a pocas millas del puerto base (Na Macaret). Tanto hoy como mañana salimos de puerto junto con otro palangrero que proviene de Mallorca y que ha estado pescando por la zona estos días. El otro palangrero inicia la primera calada antes que nosotros a casi una milla de nuestra posición y como esperaba según las condiciones climáticas, el palangrero es rodeado en cuestión de segundos por decenas de pardelas cenicienta. Unos minutos más tarde las pardelas se dispersan indicando el fin de la calada del otro palangrero pero no van muy lejos, pues minutos después somos nosotros los que llevamos un cartel bien grande en el que se puede leer ¨HELP YOURSELF¨ y las pardelas no tardan en acudir a la tentación.

La climatologia es benévola estos días en Menorca y al día siguiente amanecemos faenando y con esta imagen.  En el ¨fin¨ del mundo empieza la actividad para las aves marinas y al igual que la jornada anterior son atraídas por el palangrero mallorquín que inicia de nuevo la primera calada antes que nosotros.
En cuestión de minutos las aves se dispersan. Me encuentro a la expectativa de que se repita la situación de ayer pero algo sucede antes de que formemos parte de la tentación. Una milla al oeste de nuestra posición el mar se remueve en su superficie ofreciendo a las aves un                  manjar que no pueden desaprovechar.
Mientras, empezamos a calar y las aves, pardelas en su totalidad ahora que hay más luz para descartar la presencia de otra especie, pasan por encima del palangre sin immutarse para ir de un cardumen  a otro. Somos la única tentación, en estos momentos, que les puede hacer dejar los cardúmenes, mirado así parecemos un ¨fast food¨ pero las pardelas resisten nuestra presencia ignorándonos... Nos han visto! La tentación es grande y es demasiado tarde. Ningún ave fué capturada en estas dos jornadas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario